"Realmente es la novela mía en la que me siento más y mejor expresado [...] Aquí canalicé lo que más me divierte hacer en literatura, que es la creación de un mundo propio, divergente de la realidad; un mundo en el que sustituí una historia posible por sus equivalencias mitológicas".
" Esa mezcla de lozanía y podredumbre, de esplendor y desolación que es Doñana debía aparecer en la novela a través de un lenguaje cuyo barroquismo reflejara en cierto modo la suntuosidad de la naturaleza".


Entrevista a José Manuel Caballero Bonald
El Mundo, 27/3/2001